Es que “ya no aguanta a su esposa”

No quiere arresto domiciliario, pide cárcel

Se escapa del arresto domiciliario y pide que lo encarcelen porque “no aguanta a su esposa”; declaró el delincuente ante las autoridades.

Italia.- Se escapa del arresto domiciliario y pide que lo encarcelen porque “no aguanta a su esposa”; el delincuente señaló que su vida en casa es un infierno.

Esto sucedió en Italia, en la provincia de Guidonia Montecelio, un hombre sentenciado a arresto domiciliario por delitos vinculados a la droga, decidió escapar de su casa porque ya no aguantaba a su esposa.

Sin embargo no huyó de la localidad, sino que se dirigió directamente a la comisaría más cercana para entregarse y solicitar que le cambien el arresto domiciliario por una condena en prisión.

Francesco Giacomo, capitán de los carabineros de Tívoli señaló que la sentencia del sujeto es de varios años y apenas ha estado en arresto domiciliario durante algunos meses.

Si bien no se detalló el delito por el que cumple la condena, el hombre de 30 años y origen albanés, no habría cometido una falta tan grave como para ameritar algo más allá que un arresto domiciliario.

Al final nuestro curioso delincuente logró su objetivo, pues la policía lo detuvo por violar su arresto domiciliario, lo que significó un traslado de manera inmediata a la cárcel.

El arresto domiciliario había sido un “infierno” para el delincuente

Si bien muchas personas preferirían vivir una condena en arresto domiciliario, para el delincuente aquí mencionado el estar en su casa fue peor que quedarse en prisión.

Al presentarse ante las autoridades tras escapar del arresto domiciliario, declaró que era insoportable la vida en casa con su esposa, sin entrar en más detalles al respecto.

Simplemente se limitó a mencionar que su vida familiar se ha convertido en un “infierno” y prefería ir a la prisión, con la calidad de vida que eso implicaba.

El arresto domiciliario por lo general es una sentencia para delincuentes con delitos “menores” o que no representan un riesgo real a la sociedad, así como para grandes infractores que sirven como testigos protegidos.

Consiste en colocarles un brazalete electrónico que es monitoreado las 24 horas, el cual emite una alarma cuando se sale del perímetro establecido por la policía.

Alguien en arresto domiciliario puede estar limitado a no salir de un país, Estado, ciudad, barrio o casa, como es el caso aquí comentado.